Comunidades Energéticas: Una oportunidad para democratizar la transición energética desde lo local

Las placas solares en las cubiertas son la base para desplegar de las comunidades energéticas locales
Publicado el: 06/07/2022

Trataremos de explicar la importancia de las Comunidades Energéticas en las siguientes líneas.

Nos encontramos en un momento importante en lo que al panorama energético se refiere, no sólo por los constantes cambios legislativos que se han producido y que han flexibilizado de alguna manera el mercado de las renovables, sino porque hay una constante y creciente interés público, lo que supone un cambio real de la forma de entender la necesidad de renovables en la sociedad.

Es por esta razón que los poderes públicos y las personas que trabajan en ellos, como garantes de los derechos de la ciudadanía, deben realizar acciones no solo para fomentar el cambio de mentalidades, sino para dar a la ciudadanía herramientas públicas con las que poder participar del este cambio energético social.

  • Qué son las Comunidades Energéticas?

Sería lo primero a lo que habría que dar respuesta, ya que todavía este concepto es poco conocido en nuestro país. Realmente todavía no están desarrolladas en la Reglamentación española, si bien desde 2018 ya están definidas en las Directivas Europeas.

Las Comunidades Energéticas son una oportunidad que nos ofrece la transición energética en la que estamos inmersos para integrar un nuevo sistema de cooperación que promueve un sistema más justo, eficiente y colaborativo de nuestros recursos energéticos. En concreto podría ser muy interesante para compartir la energía solar fotovoltaica de varias instalaciones solares colocadas en las cubiertas entre los vecinos de un barrio, un polígono, o por qué no, una ciudad.

La transición energética hacia el aprovechamiento de la energía solar requiere, desde mi punto de vista, una mayor implicación de los ciudadanos, instituciones y empresas locales en los proyectos energéticos que se realicen a nivel municipal y esto se puede conseguir a través del desarrollo de comunidades energéticas locales.

El término “Comunidades Energéticas Locales” reúne los conceptos de Comunidades de Energías Renovables y de Comunidades Ciudadanas de Energía. Las primeras pueden tener un mayor desarrollo en la España vaciada y en la generación. Las segundas, en la realidad urbana con funciones más relevantes en gestión de la demanda, autoconsumo, flexibilidad y agregación.

Las Comunidades Energéticas Locales se basan en la participación voluntaria y abierta, con el control efectivo de los socios o miembros que pueden ser personas físicas, autoridades locales (incluidos los municipios), o pequeñas empresas.

  • Objetivos de las Comunidades Energéticas

El principal objetivo de las Comunidades Energéticas consiste en ofrecer beneficios medioambientales, económicos o sociales a sus miembros o a la localidad en la que desarrollan su actividad, más que generar una rentabilidad financiera, y participar en la generación, especialmente procedente de fuentes renovables, la distribución, el suministro, el consumo, la agregación, el almacenamiento de energía, la prestación de servicios de recarga para vehículos eléctricos o de otros servicios energéticos a sus miembros o socios.

Como entidad jurídica más apropiada para las Comunidades Energéticas Locales se propone un formato de cooperativa, o de sociedad mixta, o un consorcio público-privado, en el que a su vez se dé cabida a la participación ciudadana.

Como aspectos transversales, se deberían considerar cuáles son los derechos y obligaciones de los miembros, los roles y beneficios en función de la participación de cada uno de ellos y las figuras de gestión y seguimiento para garantizar neutralidad. Se tiene que permitir la entrada y salida de usuarios de la comunidad con facilidad y una cierta regularidad.

Como aspecto social, es fundamental que la participación en las Comunidades Energéticas Locales sea accesible a todos los consumidores, incluidos los de hogares con ingresos bajos o vulnerables. Las comunidades energéticas locales deben servir para combatir la pobreza energética, como aspecto básico de equidad.

Entre las necesidades para su desarrollo se encuentran:

– la de potenciar el protagonismo ciudadano y local que hasta el momento ha jugado un papel marginal en el funcionamiento energético y eléctrico del país;

– establecer modelos o plantillas de estatutos y/u otros documentos constitutivos de comunidades energéticas que faciliten su constitución y consigan que su creación y desarrollo sea lo más sencillo posible a nivel burocrático y legal;

– definir un alcance geográfico amplio que facilite el desarrollo de actividades que permitan operar en el ámbito municipal con un límite fijado a nivel normativo;

– modificar los requisitos del autoconsumo compartido modificando el RD 244/2019, permitiendo compartir energía a más de 500 m. Además, se podría fijar un peaje por el uso de la red de baja tensión substancialmente inferior al peaje fijado por el transporte de electricidad;

– contemplar en las comunidades energéticas instalaciones de generación con potencias superiores de 100 kW. Las comunidades energéticas deben englobar tantos perfiles y usuarios residenciales, como del sector servicios e industriales con mayor capacidad de generación y con una potencia de suministro y consumo elevado;

– que las comunidades energéticas puedan ofrecer las ventajas del Bono Social a aquellos usuarios que puedan acogerse para que puedan actuar de manera alineada con los planes de lucha contra la Pobreza y la Exclusión social;

– que se favorezca el autoconsumo compartido con un modelo de cooperación público-privada que permita el aprovechamiento de los excedentes fotovoltaicos. Sería muy interesante que se genere documentación (contratos, acuerdos de colaboración, etc) para que esa colaboración público-privada se pudiera producir de manera ágil y fiable;

  • Retos de las administraciones locales en comunidades energéticas

Las Administraciones locales, por su proximidad y contacto directo con las circunstancias reales de la ciudadanía, así como por su mayor conocimiento del terreno (entre otras muchas cuestiones), debe jugar el rol de principal motor del cambio de nuestras sociedades.

En este sentido el Ayuntamiento de Alcorcón, a través de la Concejalía de Sostenibilidad, Movilidad y Renovables del Ayuntamiento de Alcorcón ha sido invitada por IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía) a participar en la Consulta Pública sobre Comunidades Energéticas Locales, habiendo enviado las alegaciones que como administración pública estimamos oportunas para el mejor desarrollo del modelo.

Esta invitación llega en un momento oportuno ya que abre la posibilidad de estudiar el desarrollo de Comunidades Energéticas, considerando el área de oportunidad que representa la gran superficie de cubiertas existentes en los edificios tanto públicos como privados de nuestro municipio con un potencial energético importante, por lo que contamos con un conocimiento previo que nos ha sido de ayuda para exponer algunos de los problemas que se intuyen en la consulta pública.

Uno de los factores clave en el desarrollo de las Comunidades Energéticas es el retorno en desarrollo ambiental y los beneficios sociales de dichas comunidades. En cuanto al medio ambiente es indudable su implicación en la eliminación gradual de los combustibles fósiles y en la reducción del consumo energético, así como las Inversiones en energías limpias, la necesaria descarbonización de la economía nacional (con el pujante avance de nuevos modelos de negocio vinculados a la movilidad electrificada y compartida) y la creación de empleo tanto en el sector de las renovables como en el mundo de las TICs.

Carlos Carretero Rodríguez, concejal de Sostenibilidad, Movilidad y Energías Renovables del Ayuntamiento de Alcorcón

Este artículo fue publicado en 18 de febrero de 2021 en Noticias para Municipios

Noticias relacionadas

Opinión: Libertad en el andén

Opinión: Libertad en el andén

El compañero Andrés nos trae su artículo de opinión «Libertad en el andén», donde reflexiona sobre el recorte del 10% en el servicio del Metro realizado por el Gobierno de la Comunidad de Madrid y su relación con las políticas que buscan convertir la región en una guarida fiscal para los millonarios.

leer más